Thursday, August 6, 2015

De fotos y campañas

Cuando una campaña política usa fotos enlatadas de bancos de imágenes, siempre es divertido ver quien las había usado antes y por qué. Y son reveladoras las reacciones que provocan estas coincidencias.

En mayo, la Generalitat salió con su campaña "Preparats". Una de las caras de esta campaña antes había sido una tal Lucy Walker, autora de una (igualmente falsa) carta a un sitio web en el que ella decía haber ganado mucho dinero. También había sido una clienta feliz de una banco local. Y de otras muchas campañas cuyo objetivo es hacer creer que con sus productos la gente se pone contenta.

Aquí están cuatro de las imágenes principales de la actual campaña electoral de la lista catalana Junts Pel Sí (pro independencia).















Una de ellas viene de parte de la empresa Shutterstock, y en su descripción pone "Freedom concept". Las otras quieren expresar conceptos tales como comunidad, felicidad y hasta sanidad.

Hablando de sanidad, la foto de la gente cogida de la mano (a modo de sardana o Via Catalana) en la playa también está siendo usada por una clinica mental en Florida. La publicación de esta coincidencia provocó las reacciones adversas de algunos indepes, como también otras de gozo por parte de algunos antiindepes. Todos ellos haciendo la ecuación separatismo = enfermedad mental, perdiéndose otra posible interpretación, a saber independencia = cura, y confirmando así que veían lo que querían ver.

Esto seguramente no responde a la intención de los autores de la campaña, que quieren que veas sólo una cosa, y sólo la que ellos quieren que veas. Salir del marco de la campaña al revelar los diferentes otros usos de las fotos es un acto subversivo, y por tanto liberador. En principio, porque sólo puedes ser liberado si estás dispuesto a alejarte de tus propias ideas preconcebidas, aparte de las que te quiere inculcar una campaña.

Como último, una campaña con fotos que acabó terriblemente mal, y no por culpa del ojo observador idiosincrásico o algún afán subversivo.

El pasado fin de semana, Societat Civil Catalana hizo volar un avión de publicidad por las costas catalanas. Todo muy normal, incluyendo el uso de fotos compradas (o simplemente pilladas en internet) como esta, en la que SCC insertó el avión con la pancarta.

Poco más tarde, el mismo avión (mismo ángulo, misma sombra, etc.) con una pancarta ligeramente modificada apareció en una foto que no era ni comprada ni pillada, sino propia.

















Junto con otras, esta imagen salió en un tuit con el texto "avui hem rebut l'alegria i els aplaudiments a les platges catalanes", y en ella vemos, saludando el avión fantasma, al señor Sixto Cadenas, vocal de la junta directiva de SCC.

Poco después de revelarse este hecho, SCC retiró el tuit en cuestión y lo sustituyó por otro, que rezaba: "¿No distinguen imágenes promocionales de imágenes reales? [...] El nacionalismo ciega el entendimiento ".

(Algo más sobre el asunto se puede leer en el blog de La Retaguardia.)

Pero bien, en este caso ya no hablamos de publicidad, sino de la peor de las propagandas, que después de manipular y que se haya descubierto le echa la culpa al público.

Aún así, no todo está perdido. Lo ridículo exige parodia, y Sixto Cadenas se convierte en carne de meme.



No comments:

Post a Comment