Sunday, May 17, 2015

Curiosa defensa de la legalidad

Cuenta hoy Crónica Global que diversas entidades y partidos han suscrito un manifiesto titulado "En defensa de la libertad y la legalidad, y contra el acoso nacionalista". (Parece que este es el texto íntegro.)

El manifiesto, de claro tono electoralista, critica lo criticable, pero al final contradice uno de sus propósitos, a saber el de defender la legalidad. Termina con las palabras: "Las asociaciones y partidos abajo firmantes exigen el cumplimiento de las sentencias que suponen el fin de la inmersión forzosa en catalán, y piden que si el Gobierno de la Generalidad se mantiene firme en la deslealtad institucional y el desacato a las sentencias, les (sic) sean retiradas las competencias de educación y que sean devueltas al Gobierno Central."

Se supone que un estado de derecho dispone de medidas para velar por el cumplimiento de las sentencias, y en este punto debería haberlo dejado el manifiesto. Retirar una competencia central de la autonomía catalana no sólo sería contrario a derecho nacional, sino también al internacional. Es contrario al propio sentido de la creación de comunidades autónomas, porque con ella se quiere reconocer el derecho al autogobierno sobre todo en materias culturales. En todo el mundo, la protección de minorías culturales o nacionales se basa antes de nada en la protección de su cultura, y por eso se transfiere a ellas competencias en esta materia. La competencia en educación es una pieza central de esta solución, tanto más cuando se trata de la lengua vehicular de la misma. Pueden ser competencias exclusivas o compartidas, y por supuesto que su ejercicio no debe vulnerar los derechos constitucionales de los ciudadanos, pero no pueden ser retiradas.

Al fin y al cabo, se trata del derecho de autodeterminación, véase artículo 1 del ICCPR. En consecuencia, si una minoría cultural o nacional no puede autogobernarse en materia cultural, el derecho a la autodeterminación (interna, como en el caso de Cataluña) se convierte en derecho a la secesión, o autodeterminación externa.

Parece mentira que a estas alturas del debate catalán hasta partidos como el PP y Ciutadans no hayan entendido lo más básico del asunto y que de una manera más que patosa incurran en un error de tal magnitud.

10 comments:

  1. Sobre la percepción que tiene usted de electoralismo sobre el manifiesto, dado que coincide con estar en campaña electoral, es como decir que hace frío estando en inviero. ¿Que pretendía, que no se hiciese nada para que no se catalogase de "electoralismo"? ¿Quienes son más electoralistas, los que presentan el manifiesto, o los nacionalistas que montaron el acoso delante del colegio, o quien calentó previamente el ambiente para liarla parda (Rigau)?

    Respecto a las suposiciones que hace, el Estado Español establece medidas para hacer cumplir la legalidad en los distintos ámbitos de poder local. En concreto, todas las competencias son del Estado, la Generalidad de Cataluña es parte del Estado, y hay mecanismos para su cumplimiento. Y por tanto, se equivoca cuando dice que "retirar una competencia" sería contrario a derecho (e.g. vía el artículo 155 de la Constitución Española, que para eso precisamente está). Supongo que usted espera que un gobierno autonómico en rebeldía haga caso a un juzgado de guardia, cuando no hace caso del Tribunal Supremo o del Tribunal Constitucional. Para eso, insisto, está el artículo 155. Además de todo el marco legal de las transferencias.

    Respecto al derecho de autodeterminación, en este caso, autodeterminación interna, no implica el saltarse a la torera el marco legal. Es la ley del embudo, Candide, y salvo por un enfado personal, alucino leerle tal argumentación.

    Respecto al entendimiento de "lo más básico del asunto": ¿podría explicarlo usted?

    Un cordial saludo,

    R. Gaab


    ReplyDelete
    Replies
    1. Sólo destaco que el manifiesto es electoralista, no quiero hacer de esto un tema.

      Claro que el Estado tiene muchas posibilidades de hacer cumplir la ley, y las sentencias. El 155 es la más extrema, y creo que el manifiesto no habla de él. Se conoce por "intervención", el manifiesto habla de retirar, como medida aislada. También la entiendo como medida final, mientras que el 155 no lo es.

      Me remito a lo dicho, que el estado de derecho dispone de todos los instrumentos necesarios. Retirar competencias no es una de ellas.

      Retirar una competencia central, como arriba descrito, llevaría a lo que he dicho. Primero pondría en evidencia la impotencia del estado de derecho.

      Lo que digo sobre el derecho de autodeterminación no presupone que el gobierno autonómico se salte las leyes, sino que lo haga el Estado. Creo que usted no ha leído bien esta parte.

      "Lo más básico del asunto" es referencia a "debate catalán", que es el debate sobre la independencia que tenemos desde hace unos años. Parece que estos dos partido no saben de qué va.

      Saludo back.

      Delete
    2. Explicaré un poco más lo del derecho de autodeterminación. (FYI: Mi idea sobre esto no ha cambiado en los últimos dos años.)

      Este derecho es fundamental, pero no significa el derecho a la secesión. En la mayoría de casos se vive de manera interna: autonomía y autogobierno. Como es el caso de Cataluña.

      Si le quitas su núcleo, que es la autonomía cultural, entonces el colectivo afectado puede apelar al derecho a la secesión.

      También se podría decir que la actual Generalitat sólo espera que pase algo así: http://dades.grupnaciodigital.com/redaccio/publicitat/4.pdf

      Delete
    3. No soy un experto en debate de precisión jurídico. Lo que sí intento es que los argumentos sean claros. Su argumentación, Candide, me parece muy complicada (no descarto que sea problema mío).

      Puedo estar de acuerdo con que puedan haber contradicciones en ese manifiesto, y que se podría haber redactado con mejor asesoría legal. No se lo discuto. Imagine que hubiese sido redactado por alguien experto en derecho constitucional, y no hubiese incurrido en ningún error/imprecisión, diciendo algo equivalente, sin extralimitarse por el calentón del momento, e.g. "el gobierno regional no cumple, hay que exigir al Estado que haga cumplir el marco legal para garantizar los derechos de todos los ciudadanos".

      Respecto a los instrumentos del estado de derecho para garantizar las sentencias, obvia que el gobierno regional (también parte del Estado) puede impedir/dificultar/anular eso. E.g. recursos judiciales, boicot, manipulación, etc. En definitiva, lo que ha venido haciendo el gobieno de la Generalidad de Cataluña. Y por supuesto, claro que pone en evidencia la impotencia del estado de derecho. Si un gobierno local puede anular cualquier cosa que no le interesa, y cuando el Estado ejecuta los mecanismos de control, el gobierno local recurre al derecho internacional para plantear una intromisión contra la autodeterminación interna, estaríamos, hablando en plata, ante un caso de "coño de la tía Bernarda", i.e. para usted la "perra chica".

      Sobre el "debate catalán", le diré algo. En mi opinión, no es más que el resultado de la acumulación de poder, hasta llegar al nivel de pensar que no tienen que respetar a nada ni nadie "de fuera" (han montado un paraestado etnocrático). Si junta eso con la menor influencia del nacionalismo catalán en "Madrid" durante los últimos años, los casos de corrupción de CiU, y los fanáticos de ERC, como resultado tiene ese mejunje. Pero le diré más todavía. Como todo farol jugado hasta el final, se acaba perdiendo. Y los nacionalistas en Cataluña han jugado hasta el final. Ahora perderán no sólo la capacidad de influir en "Madrid", por el fraccionamiento político local, sino que habrá (hay) un movimiento que no se había dado antes, y que se irá acentuando con el tiempo: fractura social aparte, gente de todo el espectro ideológico que antes "toleraba" las excentricidades del nacionalismo catalán (yo incluído), ya no sólo no lo tolerará más, sino que está en confrontación total. Y de la misma manera que al nacionalismo catalán se aceleró desde 2009, la crítica al mismo, ya visible, llegará a ser lo suficientemente notable como para acabar con el chiringuito infecto nacionalista. A lo Rosa Parks, pues los victimistas que clamen a la "autodeterminación interna", tendrán que explicar por qué el 65% de los catalanes no tienen derecho a tal cosa, sólo aplicable al 35% de "raça catalana d'esperit immortal".

      Un saludo



      Delete
  2. Respecto al PDF que adjunta, lo mismo se le podría exigir al gobierno regional: imponer una etnocracia que contempla sólo al 35% de la población sería motivo suficiente para argumentar en sentido contrario. A corto plazo no veo solución al asunto. Mientras la ley electoral haga que un voto de alguien de Lérida valga el triple que uno de Barcelona, y que la abstención entre castellanohablantes sea más alta que la de catalanohablantes en las elecciones regionales, los nacionalistas seguirán usando su "mayoría".

    ReplyDelete
    Replies
    1. Aparte de que la "maquinaria" propagandística del régimen nacionalista está enfocada a "esconder" a "los otros". E.g. usted viendo TV3 jamás diría que en Cataluña sólo son catalanohablantes (lengua materna) alrededor del 35% de la población. Lo que hacen ver es justo lo contrario: la "normalidad" es lo "catalán", y "lo otro", algo en transición pendiente de "normalizar". Todo lo que pase será poco: me parece alucinante que se haya llegado a eso.

      Delete
  3. Mucho de lo que dice usted es crítica del nacionalismo, que no me es ajena.

    Por lo que se refiere al tema de esta entrada, creo que la argumentación es muy sencilla. Hasta he sacrificado algunos matices a favor de la claridad. Tenga en cuenta que una medida como la que es objeto de mi crítica se dirigiría contra todos los catalanes, porque a todos les quitaría la posibilidad de decidir sobre un asunto clave de su autonomía.

    ReplyDelete
    Replies
    1. El problema, Candide, es que los catalanes no están decidiendo sobre ese supuesto "asunto clave" de su autonomía: en primer lugar, a los padres residentes en esa autonomía se les niega la posibilidad de decidir la lengua de escolarización, pues ni siquiera está en los formularios de inscripción (a lo cual tienen derecho legalmente, por cierto). En segundo lugar, ese asunto es clave para el 35% de los habitantes de esa autonomía. Siendo para el resto tan poco importante que no les ha importado que partidos que supuestamente no eran nacionalistas les engañasen a costa del doble de fracaso escolar en sus hijos. Y en tercer lugar, la minoría maximizada del nacionalismo catalán lleva décadas anulando al 65% de la población, desactivando así cualquier iniciativa de exigencia de sus derechos. Ahora está empezando a cambiar el asunto, y ha costado una década. Imagine.

      Cataluña es un fraude. Y una gran vergüenza.

      Delete
    2. Usted se calienta con la política. Ya sabe que estamos de acuerdo en muchas cosas.

      En esta entrada hablo de principios. Si no los tenemos claros mala política hacemos.

      Delete
    3. Entiendo lo que dice. E incluso estaría dispuesto a apoyar a mi adversario en caso de que se estuviesen vulnerando sus derechos, pese a que el día siguiente los usase para quitarme los míos, pues considero importante actuar de manera coherente.

      Lo que intentaba remarcar es que, precisión político-jurídica aparte -que siempre se puede corregir/afinar-, la vulneración de derechos está clara. Y valoro que usted identifique que por errores de ejecución por "calentones" se puedan cometer errores que aprovechen los nacionalistas.

      Para precisar lo posible o no posible que comenta en la entrada, habría que contactar con algún experto en legislación. Quizá los de UPyD, con tanto abogado en sus listas, hayan estudiado el asunto.

      Un saludo

      Delete